4 Sí incondicionales que hacen que la vida valga la pena - [empoderate]

Vaya al Contenido

Menu Principal:


4 SI incondicionales que hacen que la vida valga la pena.
 
Después de unas vacaciones bien merecidas.
 
De disfrutar del veranito de San Juan y de unos buenos clavados. De la comida a la leña bajo la sombra de los árboles y la frescura de la brisa del río y de los chistes casi infinitos de mi padre.

Vuelvo para compartir contigo grandes experiencias.
 
Y es que la vida fue diseñada para merecer, no para necesitar.
 
Déjame y te pregunto ¿Crees que tu vida valga la pena?
 
Sabes que la gran mayoría piensan que no vale gran cosa. Creen que la vida consiste en trabajar 50 semanas al año, para disfrutar a medias 15 días y luego volver a la rutina; trabajar, pagar deudas y trabajar.
 
Si ahora mismo estás en una situación similar, pero tienes la tremenda intención de permitirte un cambio de vida.
 
Permítame contarte lo que aprendí de mi hermana de 7 años estos últimos días.
 
Aprende, trata y quédate…
 
He descubierto que cuando nos damos la oportunidad de compartir con los pequeños de nuestra casa. Podemos llegar a ser testigos de una filosofía de vida trascendental.
Conocer verdades prácticas que solo la vida te puede decir.
 
1#. La vida vale la pena SI se aprende.
 
Mi hermana Aimar, quería aprender a nadar. No tuvo que insistir mucho para convencerme de ser su maestro. Quería que ella aprendiera una de las necesidades de sobrevivencia más básicas de la vida.
 
Le puse mis condiciones. "Me vas a observar y luego me vas a imitar" – le dije.
 
Simple ¿Verdad?  
 
Creo con firmeza que podemos aprender tanto de las experiencias personales como de las experiencias de otros. He ahí mis indicaciones al grano.
 
Después de verme en reiteradas ocasiones, empezó con su impulso de ir siempre hacia adelante. Imitando cada paso de su maestro.
 
Para antes del mediodía, ya sabía contener su respiración a medianos segundos. Impulsarse con sincronía con sus manos y pies a distancias cortas y además; a flotar a la perfección.
 
Con certeza aún le falta mucho por romper los records de las olimpiadas. Pero ella, estaba disfrutando de la vida mientras aprendía en cada instante que trataba.
 
Cuando te das la oportunidad de aprender de las experiencias de otros. No solo estás acumulando todo su conocimiento, sino también estás previniendo sus fracasos y esto; indiscutiblemente te está dando un impulso más fuerte.
 
Acaso ¿te tropezarías con la misma piedra con la que otro se tropezó?
 
2# La vida vale la pena SI se trata.
 
Cada proyecto de tu vida toma sentido cuando intentas. Te das cuenta que puede ser más fácil de lo que te imaginas.
 
He aquí una verdad; tener éxito es fácil. Pero no tenerlo también lo es.
 
Mi hermana al final del día logró tener éxito. Pero fue porque trató en todo momento de superar sus miedos, sus intentos fallidos, preocupaciones e incertidumbres.  
 
Para ella solo había una cosa por hacer si quería aprender a nadar; tratar y seguir tratando.
 
¿Cuántas veces no has logrado lo que desearías solo por no intentar? ¿Qué pierdes al hacerlo?
 
Una realidad que aprendí hace mucho y que estoy seguro te ayudará: el futuro puede parecer incierto. Lo cierto es que tus decisiones del presente determinan en gran parte lo que será tu futuro.
 
3#. La vida vale la pena SI te quedas.
 
¿A punto de abandonar tus proyectos porque no va del todo bien?
 
Muchas veces cambiamos nuestros objetivos porque no nos atrevemos a cambiar nuestra estrategia. Solo decidimos desistir.
 
Cuando te quedas, y te autoevalúas te topas con tremendas verdades y con infinitas posibilidades de cambiar el rumbo de tu vida y/o proyecto.
 
Aún escucho a mi hermana decir: "– hermano, ¿puedo intentarlo de otra manera?". Lo admito, me siento orgulloso de tenerle a mi lado. Ella es muy especial, y tiene una inteligencia sobresaliente.
 
El rumbo de su aprendizaje tomó otro giro. Ahora ella había adquirido experiencia personal y esto le permitió hallar nuevas y diferentes formas de superar sus obstáculos.
 
Decidió quedarse y evolucionar. Creció y estoy seguro que, en cada logro, su vida tomaba más valor.
 
Se debe aprender a perseverar. Para ganar, hay que aprender a quedarse.
 
4#. La vida vale la pena SI te importa.
Aimar sonriéndole alegrías a su vida
La petición de mi hermana de enseñarle a nadar no me tomó por sorpresa. Sabía con precisión que ella reconocía la importancia que albergaba en dicho aprendizaje.
 
No subestimo que, a pesar de su edad, ella comprenda sus necesidades y me alegra que le dé importancia a cada una de ellas.
 
Esta experiencia con ella, me dejó claro que le importa su vida y lo que puede ser de la misma si sigue aprendiendo y logrando.

Que me dices de ti ¿te importan las cosas que consideras necesarias para lograr tus metas?
 
Házmelo saber en los comentarios. Si te gustó esta nota no olvides compartir con tus amigos.  Pero sobre todo; vive con propósito.

 
¡Cada día somos más!
Únete tú también y recibe información exclusiva cada miércoles en tu bandeja de entrada.
© Copyright 2017. Todos los derechos reservados.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal