Como inspirar a las personas - 4 Consejos para la buena comunicación - [empoderate]

Vaya al Contenido

Menu Principal:


Como inspirar a las personas – 4 Consejos para la buena comunicación.
 
Contar con la oportunidad de comunicar nuestras ideas, emociones y sentimientos es extraordinario. Hacerlo correctamente lo es aún más.
 
Las palabras pueden cambiar la vida de cualquiera. La forma en como lo transmites puede impactar en la vida de otro tanto negativa como positivamente.
 
Hace ya un tiempo que vengo dándole vueltas a las teorías y prácticas, que las hay de toda clase, por cierto, para aprender a comunicar e inspirar a las personas.
 
Me he visto envuelto en el mundo del Network Marketing. Todo este asunto de aprender a vender mi producto e idea de negocio me instó a profundizar en el mundo de la comunicación.
 
Estudié algunas teorías sobre PNL (Programación Neuro Lingüística) y Neuro-Ventas. Así mismo llevé cada concepto a la práctica. Lo admito; me han servido de mucho y he podido incrementar mis relaciones.
 
Sin embargo, en un principio puedo decir que tenía aun el sin sabor de no poder inspirar realmente a las personas como bien quería. Dado el caso me atreví a autoevaluarme por completo y gracias a ello y a uno de los seminarios de mi maestro Jim Rohn lo supe al instante.
 
4 pasos para lograr una excelente comunicación.
 
Comunicar es un arte, que se mezcla con una dosis única de ciencia y humanidad. Las palabras pueden crear con mucha intención imágenes en tus pensamientos.
 
Todos tenemos esa capacidad de comunicación. Pero muy pocos lo hacemos efectivamente.
 
Para lograrlo…
 
#1. Ten algo bueno que decir.
 
Cometer el error de reproducir hasta el cansancio lo que muchos ya saben es un verdadero delito.
 
Debes ser dueño de la información, sí, pero de una que la sientas, que la tengas y poseas. Información que aporte valor y propósito a la vida de la otra persona.
 
Para lograrlo, es necesario la preparación.
 
Acá el secreto para prepararse correctamente:
 
Busca temas de interés. Mejor dicho, ten interés por lo que haces, por la vida, por la gente y por lo que te rodea.
 
Siente fascinación. Cuando estés fascinado te estarás siempre cuestionando el ¿Por qué? el ¿Qué pasa?... el hacerlo, te hace más receptivo a las oportunidades que se te presenten.
 
Para comunicar con efectividad se debe haber experimentado lo que se quiere transmitir. Debes estar conmovido por lo que vives y quieres expresar.
 
La buena comunicación empieza con la laboriosa tarea de adquirir conocimiento funcional o deliberado. Esto es un indicio para que vayas más allá de lo que hasta ahora sabes.
 
#2. Aprende a decirlo bien.
 
Para nadie es un secreto…
 
Aprender a transmitir un mensaje a través de tus emociones, palabras o frases metafóricas incrementa un gran porcentaje la retención de tu idea.
 
Las personas se conectan mucho más contigo, lo que te permite mayores oportunidades de aclarecer el panorama en menor tiempo. Por ende, crear más y mejores relaciones de largo plazo.
 
Sin embargo, aunque parezca una tarea sencilla. No lo es del todo.
 
Para aprender a decirlo bien, es necesario la práctica constante de la comunicación. Por ello:
 
Repite hasta lograr la destreza y el mejoramiento de lo que deseas comunicar. Trasmite seguridad y propósito de seguir avanzando.
 
Comunica con todo tu corazón, con nobleza y con el objetivo de traer valor a tu vida y a la de muchos. Integra la sinceridad a tus mensajes.
 
Parte del secreto de la comunicación es ser breve. Y parte del secreto de ser breve es el desarrollo de tu ser (de tu integridad). Jesús dijo a sus discípulos: "Vengan conmigo" y muchos le siguieron. Tenían claro quién era él.
 
Desarrolla tu propio estilo. Es bueno aprender de los grandes comunicadores como Jesús, Bonaparte e incluso Hitler. Pero es delito intentar copiarlos con precisión.
 
Incrementa tu banco de vocabulario. Es con este que interpretamos y expresamos. Decirlo con las palabras apropiadas determina tu comportamiento.
 
Por último; no olvides decirlo. La buena práctica de la comunicación contante; incrementan tus relaciones y oportunidades de crecimiento.
 
#3. Estudia tu público objetivo.
 
Para lograr una buena comunicación; debes ser capaz de captar las señales. Solo así sabrás si debes o no cambiar tu mensaje.
 
Recuerda que cuando tu comunicas con palabras. Quien te escucha te está comunicando con gestos y micro-expresiones lo que piensa al respecto de lo que estás diciendo.
 
Esto puede ser peligroso si no le prestas la atención debida.
 
Pero no te preocupes, acá te recomiendo algunas prácticas para que logres captar la atención de tu público de una manera eficaz;
 
Sé un buen oyente. Es esencial serlo para ser un buen orador. He visto como algunos vendedores se me acercan promocionando de a tiro toda su cartera de productos. A menudo les digo 3 o 4 veces que no estoy interesado en comprar.
 
Conoce a la brevedad posible el lenguaje corporal obvio de tu oyente. Esté consciente de sus gestos y posturas. A esto mi maestro Jim Rohn le llama interpretar lo que se ve.
 
Las personas tomamos un 80% de nuestras decisiones de forma emocional. Sería un crimen atroz que pasaras desapercibido las señales emocionales de tu oyente.
 
#4. Usa la intensidad.
 
Siendo ejemplo de lo que te recomiendo, seré breve en este punto.
 
Las emociones cargan de intensidad y energía a las palabras. Esto tiene un efecto conmovedor en las personas.

Les provoca tomar acción inmediata. Se unen, compran y están decididos a compartir.
 
Ahora es tu turno
 
Si crees que lo anterior ha marcado un antes y un después en lo que será ahora tu forma de comunicar. No olvides hacérmelo saber en los comentarios más abajo.  

 
¡Cada día somos más!
Únete tú también y recibe información exclusiva cada miércoles en tu bandeja de entrada.
© Copyright 2017. Todos los derechos reservados.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal